03
Sáb, Dic

BARCELONA 5 - VIKTORIA PLZEN 1 ... Lewandowski es el nuevo Barça

Deportes
Typography

CHAMPIONS...  Un triplete del polaco lidera la goleada del Barça, enchufado también en Europa

(ABC).-Volvió el Barça a la Champions, con optimismo fundado por primera vez en muchas temporadas. Jordi Alba también volvió a la titularidad pero con la sensación de que Xavi aprovechaba un resto de serie; la titularidad de Ansu daba en cambio la sensación de esperanza. Dembélé empezó alocado y desbordando, como siempre, y el Barcelona tenía el monopolio del balón y el Viktoria Plzen se defendía ordenadamente, sin grandes dramas, pero daba la sensación de que el primer gol local podía llegar en cualquier momento. Koundé corregía contemporizando los errores de Dembélé precipitándose.

Buenas llegadas de Sergi Roberto hasta la línea de fondo, pero sin hallar precisión en el centro. Lewandowski lo remataba todo, al principio sin acierto pero siempre con intención. Dembélé no calibraba bien el alcance de sus locuras y Xavi desde la banda le miraba abriendo los brazos como diciéndole: «¿Pero qué haces?». Y lo que hizo a continuación fue centrar un córner para que Kessié remachara el primero de un buen cabezazo. El centrocampista lo celebró con el saludo militar en recuerdo de su padre, que falleció cuando él tenía 11 años.

Monólogo azulgrana, sin estragos salvo los de Dembélé, partido sereno, adulto, controlado. La ilusión de este equipo se ha transformado en confianza y se instala en el campo con la tranquilidad de quien da por descontado que ganará. Es cierto que el Plzen es la Cenicienta del grupo, pero ni Bayern ni Intern están en un gran momento de forma y lo que con el sorteo pareció el grupo de la muerte hoy se ve como un reto más que asumible.

Christensen le hizo un indiscutible penalti a Mosquera, que previamente le había propinado un codazo igualmente incuestionable al jugador azulgrana. El árbitro iba a pitar la pena máxima y a expulsar a Christensen, pero intervino el VAR y el colegiado con razón retiró el penalti y le mostró la amarilla al colombiano. El susto fue considerable pero el rumbo del partido no habría cambiado ni quedándose con diez el Barça ni con el momentáneo empate. Demasiada superioridad azulgrana, aunque es cierto que tras el incidente el equipo se durmió, y se volvió algo torpe, pero sólo hasta que Lewandowski, con gran clase, de un disparo raso desde la frontal, marcó el segundo y confirmó que no podía ser más acertado su fichaje. Buena transición de Sergi Roberto.

Ansu intentaba volver a deslumbrar pero sin conseguirlo. No es que hiciera el ridículo, pero ni tenía la eficacia del polaco, ni la recuperada calma de Sergi Roberto -muy bien aunque le faltaba acierto en la finalización de las jugadas- ni el arrebato de Dembélé. Pedri y Lewandowski cosieron una fantástica jugada que acabó con una asistencia de talón al canario, que remató bien pero un defensa visitante pudo desviar a córner.

Una ocasión visitante

Al borde del descanso, el Barça volvió a relajarse y Sykora consiguió reducir distancias. El Barça está bien, juega bien, y da la impresión de que jugará cada día mejor, pero confiarse en la Champions tiene siempre consecuencias y anoche no fue una excepción. Una ocasión visitante, un gol. Acto seguido volvió el Barcelona a conectarse, con un Dembélé caótico pero incansable que chutó, recuperó el rebote, volvió a perder el balón y lo volvió a recuperar para centrar y que Lewandowski marcara de cabeza su segundo gol y el tercero de su equipo.

Piqué por sorpresa sustituyó a Sergi Roberto tras el descanso y jugó sus primeros minutos oficiales de esta temporada. Roberto hizo una buena primera mitad, pero quedó extrañamente parado en el 1 a 2. ¿Castigo de Xavi? Excesivo. El Camp Nou recibió entre aplausos a su emblemático central. Lewandowski le puso a Jordi Alba una asistencia tan sutil y hermosa que fue demasiado para el bruto lateral, que naturalmente no la supo aprovechar. Ansu buscaba el gol sin descanso y sin acierto. Lewandowski es la estrella superlativa del nuevo Barça y todos los demás son los que acompañan. Los que dudamos de su edad y de su capacidad nos equivocamos. La eficacia es letal y su clase es la que sólo tienen los grandes cracks.

El Plzen pudo recortar distancias pero Chory remató alto cuando el gol estaba cantado. El que no falló fue Lewandowski, que marcó el tercero de otro tenso y elegante disparo desde la frontal. Primer hat-trick con el Barça. La noche se abrió tanto al poder local que marcó hasta Ferran Torres, que había entrado en el 66 por Ansu. Fantasiosa -aunque algo grotesca- asistencia de Dembélé. Buen gol de Ferran. Por fin un gol de Ferran.

El Barça disfrutó e hizo disfrutar. Rival fácil, es cierto. Pero como decía Cruyff, lo más difícil es hacer lo fácil bien hecho.