23
Lun, Nov

Real Madrid y Barcelona resbalan a una semana del clásico

Deportes
Typography

Zidane reconoce que a sus jugadores les faltaron «ganas» en la penosa derrota ante el Cádiz. Koeman no evita que su equipo regrese en Getafe a los vicios del año pasado

(ABC) El Camp Nou vacío vivirá el próximo sábado el primer clásico de la pandemia, el primer duelo sin público entre los dos grandes del fútbol español. Será una situación extraña, sin la pasión que domina estos enfrentamientos, siempre marcados por la polémica y con los árbitros como arma de justificación cuando se pierde.

La verdad es que los dos equipos llegan en un momento de forma discreto. Zidane no encuentra hoy en sus hombres el sacrificio defensivo que le otorgó el título de Liga hace tres meses y Koeman busca obtener un once de futuro tras el adiós de Luis Suárez y Rakitic.

El Real Madrid atacará el clásico después de sufrir su primera derrota liguera desde el 8 de marzo, ante un Cádiz que hizo historia con su triunfo ante los blancos en la capital de España. El equipo de Zidane realizó un partido horrible en su primera parte y el entrenador, que realizó los cinco cambios sin conseguir enderezar la nave, definió el naufragio con crudeza: «Ellos tuvieron más ganas». Palabras que decían mucho y eran una advertencia a navegantes. Para remate, Ramos es duda ante el clásico, por culpa de un golpe en una rodilla que espera no sea nada.

Si el campeón vigente falló de manera grave en un momento delicado, cuando comienza un maratón de siete partidos en tres semanas, el Barcelona fracasó en Getafe. Ni Messi, Ni Busquets, ni Piqué ofrecen el nivel de antaño.

Los dos conjuntos no están finos, ni técnica ni físicamente. La irregularidad es un análisis que marca a los dos transatlánticos del fútbol español. Pueden perder ante cualquier rival. Nunca tuvieron tantos puntos débiles. Hoy son accesibles.