23
Mié, Jun

Rusia anuncia por sorpresa la retirada de sus tropas de la frontera con Ucrania

Mundo
Typography

El ministro de Defensa ruso, Serguéi Shoigu, anunció este jueves de forma inesperada la retirada de las tropas rusas desplegadas junto a la frontera este de Ucrania a partir de mañana viernes día 23 de abril, informa la agencia RIA-Nóvosti. «Considero que los objetivos de la comprobación repentina -del nivel de preparación para el combate- se han logrado plenamente. Las tropas han demostrado su capacidad para garantizar una defensa fiable del país», manifestó Shoigu en Crimea en el curso de una reunión con la plana militar.

Dio orden al Alto Estado Mayor, a los comandantes en jefe de las correspondientes demarcaciones militares y a las fuerzas aerotransportadas de trasladar de vuelta sus unidades a los acuartelamientos de origen. Encargó también a los mandos «realizar un análisis detallado y un resumen de los resultados» de los ejercicios. «El personal del 58 Cuerpo de Ejército del Distrito Militar Sur, del 41 Cuerpo de Ejército del Distrito Militar Central, así como las Divisiones Aerotransportadas 7, 76 y 98 regresarán a sus puntos de despliegue permanente antes del 1 de mayo», agregó el ministro.

Según Ria-Nóvosti, más de 10.000 efectivos, por encima de 1.200 unidades blindadas y de artillería, incluidos los sistemas de misiles costeros Bal y Bastión, drones de ataque Inojódets y lanchas patrulleras de alta velocidad Raptor, participaron en las maniobras en lo que a Crimea se refiere. Se emplearon también 40 navíos de guerra y barcos de aprovisionamiento. En otros puntos del entorno de Ucrania la OTAN contabilizó más de 100.000 soldados. Shoigu justificó el operativo «a causa del aumento significativo de las actividades militares y de inteligencia de la OTAN en la región».

 

Gran cantidad de tropas en Crimea

Las maniobras comenzaron a comienzos de abril en la frontera este de Ucrania, en Crimea y en el mar Negro, lo que disparó las tensiones entre Moscú y Kiev. Días antes, el presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, aprobó una nueva ‘doctrina de seguridad’ para reforzar el potencial militar del país, incluyendo la adhesión a la Alianza Atlántica. Todo con el objetivo de recuperar Crimea, península que Rusia se anexionó en 2014, y restablecer el control sobre las regiones rebeldes de Donetsk y Lugansk, cuyas fuerzas separatistas cuentan con la ayuda financiera y militar de Moscú.

Pero esta nueva decisión del Kremlin, que contribuirá sin duda a distender la situación en la zona, parece más bien gestual, ya que Rusia tiene gran cantidad de tropas desplegadas de forma habitual en Crimea y en acuartelamientos muy próximos a las fronteras ucranianas. Estados Unidos, la Unión Europea y la OTAN llevan semanas exigiendo a Rusia que retire sus tropas de las zonas limítrofes con Ucrania y deje de intimidarla. Kiev temía una invasión de su territorio por parte del Ejército ruso.

Paralelamente, los enfrentamientos entre el Ejército ucraniano y las fuerzas separatistas de Donbass se habían recrudecido y el goteo de muertos ha ido aumentando. Se da la circunstancia de que hace tan sólo tres días se hablaba de prolongar las maniobras hasta el 31 de octubre. El rublo, la moneda rusa, comenzó a subir después de que las tensiones de las últimas semanas la empujasen a la baja.