07
Sáb, Dic

La presidenta interina de Bolivia asegura que Morales no podrá ir a las elecciones: «Que busquen candidato»

Mundo
Typography

Rusia reconoce a Jeanine Áñez como mandataria provisional, mientras que el nuevo Gobierno reconoce a Guaidó al frente de Venezuela

(ABC) La presidenta interina de Bolivia, Jeanine Áñez, anunció este jueves que Evo Morales, en la actualidad asilado en México, no podrá presentarse a unas próximas elecciones que pretende convocar lo antes posible tras el fraude en los comicios del pasado 20 de octubre que la Organización de Estados Americanos (OEA) detalló en una auditoría.

«Decirle al MAS (Movimiento Al Socialismo) que tienen todo el derecho a participar en las elecciones (y) que vayan buscando candidato (...): Evo y Álvaro no están habilitados para un cuarto mandato», aclaró Áñez en una comparecencia, según informa la prensa local.

La hasta el martes vicepresidenta segunda del Senado ya avanzó el miércoles que había asumido la jefatura del Estado con dos objetivos: celebrar elecciones presidenciales y derogar la sentencia del Tribunal Constitucional que permitió a Morales y su vicepresidente, Álvaro García Linera, aspirar a un cuarto mandato en contra del referéndum de 2017. «No es la primera vez que Morales ha robado el voto del boliviano, lo hizo antes el 21 de febrero», recalcó, en alusión a la consulta popular de hace casi tres años.

En otro gesto claro del cambio de rumbo político del país, el Gobierno de Jeanine Añez anunció este jueves que reconocerá a Juan Guaidó como mandatario venezolano, algo a lo que Evo Morales se había negado, informa Ep. La portavoz del Gabinete de Añez, Roxana Lizárraga, ha informado en su primera rueda de prensa de que la nueva Administración boliviana ha decidido reconocer «al presidente Juan Guaidó». «Ese es el reconocimiento que hace desde este momento Bolivia», dijo, según la cadena boliviana Red Uno.

Por otra parte, Áñez ha recibido el reconocimiento de Rusia como mandataria provisional de Bolivia, si bien mantiene su postura de que las acciones que llevaron a la dimisión de Evo Morales «equivalieron a un golpe de Estado». «Está claro que precisamente ella será considerada como mandataria de Bolivia en el período hasta que se elija al nuevo presidente», dijo el viceministro de Exteriores ruso Serguéi Riabkov, en Brasilia, citado por la agencia oficial rusa RIA Nóvosti.

Al mismo tiempo, el diplomático expresó las reservas de Moscú por la falta de quórum durante la votación en el Parlamento para aprobar la investidura de Áñez como presidenta interina, recoge Efe.

Entre tanto, el ministro de Exteriores de Evo Morales, Diego Pary, ha llegado a Nicaragua en las últimas horas en una «visita» que, de acuerdo con la prensa oficial, se extenderá a otros países. «El pueblo y el Gobierno de Nicaragua se sienten contentos y orgullosos de recibir en nuestra Nicaragua (...) al canciller del invicto pueblo de Bolivia, compañero Diego Pary, que nos visita como parte de un recorrido por distintos países», dijo la vicepresidenta nicaragüense, Rosario Murillo, según El 19 Digital.

Murillo sostuvo que «en Nicaragua siempre serán bienvenido todos los luchadores, todos los guerreros de espíritu infinito, todos los que sabemos que la luz vence a la oscuridad y que el tiempo de las políticas destructivas (...) está quedando atrás».

Crisis desde las elecciones del 20 de octubre

Bolivia está sumida en una profunda crisis desde las elecciones presidenciales del 20 de octubre. Los resultados oficiales dieron la victoria a Morales, pero el candidato opositor Carlos Mesa denunció un «fraude gigantesco» del Gobierno.

Ambos bandos llamaron a la movilización de sus simpatizantes, lo cual derivó en enfrentamientos, bloqueos y saqueos que se han saldado con al menos diez muertos y cientos de detenidos.

En este contexto, Morales accedió a que la Organización de Estados Americanos (OEA) hiciera una auditoría electoral que finalmente ha confirmado irregularidades. En respuesta, el aún presidente aceptó celebrar nuevas elecciones, pese a lo cual los uniformados reclamaron su salida del Palacio Quemado.

Morales renunció el mismo domingo y el lunes por la noche (hora local) embarcó en un avión rumbo a México, a donde llegó el martes como asilado político. «Mientras tenga la vida, seguimos en política», ha proclamado ya en suelo mexicano.

Añez, vicepresidenta segunda del Senado, se ha proclamado mandataria interina, dado que tanto García Linera como los presidentes del Senado y la Cámara de Diputados -que la precederían en la línea sucesora trazada por la Constitución- han dimitido igualmente. Ya ha nombrado nuevo Gobierno.