27
Mié, Ene
253 New Articles

La decadencia del PRD y la pérdida de credibilidad rumbo al 2021

Política
Typography

El partido va en caída libre y lo que es peor en algunos estados ha perdido el registro

Acapulco Gro., 23 de noviembre del 2020 (Noticias Acapulco al Desnudo.com) En pleno proceso electoral de precampaña rumbo a la elección del 2021, el Partido de la Revolución Democrática(PRD) enfrente dos cosas: por un lado la decadencia en su militancia y por el otro la pérdida de credibilidad política. Se sabe que en algunos estados del país, ha perdido el registro por la baja votación. 

 

El partido del Sol Azteca, ha sufrido en los últimos años, un descalabro impresionante, luego de personajes que militaron en el PRI y astutamente con todo el dinero del mundo, llegaron al PRD a oxigenarlo y darle vida, hasta convertirlo en un partido ganador.

 

La época de oro del PRD fue allá por los años de 1999  cuando Zeferino Torreblanca Galindo, ganó la contienda siendo alcalde en Acapulco y en el 2005 encabezó la candidatura al gobernador y el 6 de febrero de ese mismo año, llegó a Casa Guerrero, cuando el partido se fue de aliado con el PAN.

 

Pero luego vendrían las  sombras para el PRD cuando el economista Ángel Aguirre Rivero, ex senador del PRI y ex gobernador interino por Guerrero en 1996, cuando fue destituido Rubén Figueroa Alcocer, por la masacre de Aguas Blancas. El 25 de agosto del 2010, Aguirre anunciaría que dejaría el PRI y se convertiría en el candidato del PRD a la gubernatura y el 1 de abril  del 2011 asumió el cargo. 

 

Tres años más tarde, el 23 de octubre del 2014, se leía en diarios nacionales la noticia que Aguirre Rivero, renunció como gobernador de Guerrero,  en medio de la crisis generada por la desaparición de los 43 estudiantes normalistas en aquellos fatídicos días del 26 y 27 de septiembre.

 

La situación para el PRD ahora se tornaba de triunfos a fracasos, la conexión de políticos prominentes del partido del Sol Azteca, con el ex alcalde de Iguala, José Luís Abarco y su cuñado un dirigente del Cártel de los Rojos, causaría un descrédito aún mayor a ese instituto político.

 

Si bien es cierto que la llegada de Aguirre Rivero, trajo oxigenación y le dio más vida al partido, también le trajo tragedias. El tema gravísimo de la desaparición forzada de los 43 estudiantes de la Normal Raúl Isidro Burgos de Ayotzinapa, sería una enorme loza no solamente para el ex mandatario sino también para el PRD.

 

Pero eso no es todo, el 26 de mayo del 2015, el periódico el Financiero, en su sección de noticias nacional, publicaba que el líder del Congreso de Guerrero, es hermano de narcos, citando de las palabras de Mario Díaz Navarro, hermano de dos desaparecidos en Chilapa, admite que “todos saben de los vínculos familiares del funcionario perredista con el narcotráfico y que nadie hace nada. 

 

El escándalo fue porque líderes del cártel de Los Ardillos, irrumpieron del 9 al 14 marzo en Guerrero y levantaron al menos a 30 personas, en ese entonces se decía que el perredista Bernardo Ortega  Jiménez, presidente del Congreso de Guerrero, era el brazo político de ese cártel. 

 

El diputado del PRD es hermano de los líderes de esa banda criminal, Celso y Antonio Ortega Jiménez, en el periódico el Financiero, se leía la declaración del perredista: “aceptó sin tapujo y argumentó que no tiene nada que ver con su familia”.

 

En ambos casos, la relación Aguirre con el matrimonio de los Abarca, como el caso de del diputado perredista Ortega Jiménez, trajeron descrédito a la imagen del PRD y en consecuencia el descontento de un sector de su militancia.

 

El 03 de mayo del 2018, otra figura del PRD roba los primeros espacios de periódicos nacionales en el panorama político, a saber la denuncia de dirigentes priistas en contra del entonces alcalde de Acapulco, Evodio Velázquez Aguirre, al desviar recursos públicos para apoyar a su esposa Perla Edith Martínez Ríos, como diputada local. 

 

El reportero Enrique Villagómez, en su nota en el Financiero, bajo la sección elecciones 2018, cita al dirigente estatal del PRI, Heriberto Huicochea Vázquez, que afirmó que el edil,  usaba a trabajadores como la infraestructura del ayuntamiento para realizar actos de campaña que llevaba acabo su esposa Martínez Ríos en el distrito 09 de Acapulco. 

 

Luego de esa denuncia pública en contra de un perredista, vendrían otras noticias malas, el jueves 22 de agosto del 2019, el periódico el Sol de Acapulco, publicó otra acusación ahora en contra de Sabás de la Rosa Camacho, ex Coordinador de Protección Civil, en el gobierno de Evodio Velázquez Aguirre, por desvío de 93 millones de pesos y desaparición de equipo de trabajo de Protección Civil.

 

Luego funcionario del gobierno de Adela Román Ocampo, recién llegada a la presidencia, habría denunciado actos irregulares en las finanzas municipales e incluso la contraloría lo citó a comparecer  al ex alcalde Evodio Velázquez Aguirre, quién en respuesta dijo que se trataba de una persecución política en su contra.

 

Lo cierto del caso, es que en la Comisión de Agua Potable y Alcantarillado, hubo malos manejos durante su administración y la para municipal está al borde de la quiebra, todo esto ha generado no solamente el descrédito para el partido que representaban como gobierno, sino también el descontento de su militancia porque hicieron todo, menos ayudar al pueblo.

 

Al comenzar al proceso electoral 2021, el PRD va con pocas canicas y ante esto, busca la alianza con el PRI, un partido rival de toda la vida, todo lo contrario el pensamiento de izquierda y ante semejante acto, la militancia ha visto que “ya no es el interés de las mayorías, sino del partido y de quienes lo controla”, lo que buscan.  Es por eso que en las recientes encuestas, el PRD, PRI y PAN aparecen en lo últimos lugares de preferencias, lo que quiere decir que ni juntos ni solos ganan la contienda.