23
Vie, Ago

Chernóbil desde el cielo: un dron graba la «ciudad fantasma» de Prípiat tres décadas después

Ciencia y tecnología
Typography

El fotografo Dax Ward muestra la «inquietante belleza» del lugar: «en ausencia de humanos, la naturaleza florece»

El 26 de abril de 1986, el reactor número 4 de la central nuclear de Chernóbil (Ucrania) sufrió una explosión durante unas pruebas técnicas. La ciudad de Prípiat, construida junto a la planta de energía atómica, fue evacuada 36 horas después del accidente.Se calcula que el protocolo de evacuación afectó a unas 50.000 personas, aunque el número real fue menor debido a que muchas de ellas ya habían abandonado la ciudad nada más conocer el desastre.

33 años después, Prípiat está considerada como una «ciudad fantasma»: edificios abandonados, símbolos comunistas antiguos, casas saqueadas... Las calles parecen congeladas en el tiempo desde 1986.

Actualmente sigue siendo un lugar prohibido para vivir y visitar por sus altos niveles de radiación; ello no ha impedido, sin embargo, que se haya convertido en un lugar de gran atractivo para fotógrafos y exploradores urbanos.

Dax Ward, un fotógrafo especializado en visitar lugares abandonados desde 2016, ha usado un dron para sobrevolar Prípiat y mostrar el aspecto actual de la ciudad. «En ausencia de humanos, la naturaleza florece», destaca.

«Estoy fascinado por la historia de lugares que una vez fueron componentes importantes de las comunidades locales, pero que ahora están abandonados y olvidados en la historia», explica Ward en su web, donde comparte un reportaje fotográfico de la zona.

La naturaleza de Chernóbil, hoy

Tras el desastre nuclear, se asumió que la zona de exclusión se convertiría en un desierto para la vida. Hoy, 33 años después, en Chernóbil viven osos, bisontes, lobos, linces, caballos de Przewalski, y unas 200 especies de aves, entre otros animales.

Los trabajos presentados confirmaron la ausencia general de efectos negativos de la radiación sobre las poblaciones de animales y plantas de Chernóbil. Todos los grupos estudiados mantienen poblaciones abundantes y perfectamente funcionales en el área.