03
Vie, Abr

Colombia cierra la frontera con Venezuela y restringe viajeros de Europa y Asia

Mundo
Typography

Ivan Duque declaró el pasado miércoles la emergencia sanitaria en el país que ya cuenta con 16 casos confirmados de coronavirus

(ABC) En Colombia el coronavirus avanza lento, pero seguro. Ayer el país se enteró de cuatro nuevos casos, para un total de 16contagios, todos provenientes de España o Italia, y hay 30 pruebas en evaluación. Pero eso no ha evitado que el presidente Iván Duque anunciara el pasado viernes el cierre de la frontera con Venezuela a partir de este sábado y la restricción desde el lunes del ingreso al país a extranjeros que hayan visitado en los últimos 14 días Europa o Asia, para contener el avance de la epidemia.

«A partir de la cinco de la mañana de este sábado se cerrarán los pasos fronterizos con Venezuela como medida de protección ante la situación que se está presentando también en el vecino país», dijo el presidente en una alocución. El mandatario añadió que esa tarea contará «con el apoyo de las autoridades migratorias y sanitarias y de la fuerza pública de Colombia», que comparte con Venezuela una frontera de 2.219 kilómetros en la que hay además numerosas trochas, por lo general controladas por grupos armados ilegales.

Pero la alarma ciudadana ante la epidemia se demoró en tomar vuelo, en buena medida porque más de un colombiano aún repite, sin pensar, que «no es más que una gripe fuerte» y producto de la exageración. Ayer, sin embargo, las compras en los supermercados se dispararon, mientras los restaurantes y las calles parecían desocuparse.

Para la alcaldesa de Bogotá, Claudia López, a quien no le ha temblado la mano para firmar medidas, la respuesta ha sido relajada por parte de empresarios y entidades que aún no acatan totalmente las exigencias de la alerta amarilla. Está dispuesta, como lo anunció ayer, a cerrar la ciudad si es necesario y si no se toman medidas como el teletrabajo, reducir los horarios pico del transporte público cambiando los esquemas de entrada y salida de trabajadores, entre otros. Ayer se estudiaba el cierre de los colegios distritales y algunas universidades continúan el semestre con clases virtuales.

El miércoles el Gobierno declaró la emergencia sanitaria, lo que permitió que las entidades de salud pública recibieran más recursos, y ordenó mayores controles: todos los eventos públicos con asistencia superior a 500 personas han sido postergados o cancelados; reforzó las entradas al país, además de la intensa pedagogía por todos los medios posibles.

Sin embargo, muchos temores crecen de la mano del virus: si la estructura sanitaria y hospitalaria del país podrá soportar el peso si muchos colombianos requieren cuidados especiales, y qué pasará con una inmensa y desprotegida frontera con Venezuela, a donde ya llegó la pandemia y la falta de servicios de salud puede empujar a más migrantes o lograr que el virus se expanda con más fuerza.